lunes, 5 de enero de 2009

Entre lingüístas ana el juego

Tengo un amigo que a pesar de su cándida adolescencia (cierto director general lo llamaría yogurin), es un experto lingúista. Exigente hasta la médula haya dónde los haya, y sobre todo un gran conocedor de la lengua española. Pero como cualquier otra persona, tiene un defecto: no conoce la benevolencia para con las otras lenguas co oficiales de nuestras distintas nacionalidades autonómicas. Está equivocado. Pero el tiempo se encargará de ponerlo en el camino adecuado.
Eso no me preocupa. Me preocupa mucho más la intransigencia reinante desde los Pirineos para abajo con respecto a todo lo que huela a los idiomas co oficiales al español.
De repente, nos ha entrado un raquítico ataque españolista. Y nos oponemos por sistema a todo lo que no se escriba correctamente en español.
Estamos siendo, señores, intransigentes, intolerantes, irrespetuosos con las otras lenguas co oficiales. Miren ustedes, si queremos que la lengua española sea respetada y valorada en su justa medida, ¿por qué no lo ha de estar la catalana, la vasca, o la gallega. por ejemplo). No es justo.
Que nadie se rasgue las vestiduras (como me pasó a mi el otro día hablando con un amigo filólogo) porque se hable de .œGirona. en vez de .œGerona. o de .œCrevillent. antes que de .œCrevillente.. No pasa nada por eso. Eso se llama respeto a la pluralidad cultural. No me vale, como me decía, que era .œgracias a políticos que no tienen ni pajolera idea de lingúística.. Posiblemente, el político de turno no tenga ni pajolera idea de lingúística. Lo más probable. Pero, sin embargo, está velando por las raíces culturales de esa tierra. Y eso me parece también importante y loable.
El pluralismo lingúístico es importante, principalmente en esta época con aroma a cayuco. Pero esto siempre debe asentarse en unos cimientos de respeto y tolerancia. La experiencia que me dice que si viajas a una Comunidad en la que naden a la par dos idiomas, y alguien se dirige a ti en el idioma diferente al español, y tú le respondes en español, la persona en cuestión cambiará el chip y responderá en castellano. ¿No son ellos tolerantes? ¿Por qué no lo hemos de ser nosotros?
Mi amigo, y como él, otros muchos, están equivocados. Pero seremos pacientes. Algún día se darán cuenta de un territorio plural, desde un punto de vista lingúístico y cultural, es mucho más rico y próspero.
No pasa absolutamente nada, como decía anteriormente, por hablar de .œBalears. en vez de .œBaleares. o de .œxarza. antes que de .œred..
¿Los lingúistas? Qué se ocupen de preparar adecuados planes de enseñanza para mejorar el léxico, por ejemplo, de nuestros jóvenes y adolescentes. Como dirían en Aragón, ahí tienen tajo.
Nos preocupamos mucho de nimiedades paupérrimas y, por ejemplo, nos olvidamos de cosas tan fundamentales como un buen método didáctico que mediante su aplicación se consiga que los chavales se aficionen a la lectura antes que la play station.
Eso es importante. ¿Se dan cuenta? La iniciación a la lectura en los chavales es tan importante como vital para su riqueza cultura y su formación humanística.
Es cuestión de respeto y tolerancia, señores lingúistas. No de politicos. Bastante tienen ellos con soportar a aquéllos.
Lo dicho, respeto y tolerancia.
Agur.

3 comentarios:

charli dijo...

Según tengo entendido la Real Academia de la Lengua Española no marca ninguna norma acerca de como debemos de referirnos para nombrar a una ciudad, si por su nombre oficial o por su traducción al correspondiente idioma. Por lo tanto yo opino que es tan válido decir Girona como Gerona, y Lleida como Lérida y Orense como Ourense etc ... además le diría a tu amigo linguista que el nombre oficial de esas ciudades es el nombre en la lengua no castellana , es decir en catalán o gallego ...

~PakKaramu~ dijo...

a path way leading to better tomorrows

César dijo...

¿Cuál es el equivalente en catalán o en gallego a "zapatero, a tus zapatos"?

César

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails