sábado, 25 de julio de 2009

EL BLOG

Por cuasualidad acabo de aterrizar en el blog de Bibiana Aido, Ministra de Igualdad. He ojeado un poco ese cuaderno de bitácora, pero he reconocer que enseguida huí de allí como de la pesta. Me ha parecido un blog vergonzoso. Una ministra, se supone, tiene un determinado nivel cultural y me parece bochornoso que sea un blog monotemático por un lado, y, por otro, con faltas de ortografía. Un blog debe ser variado en su contenido, cómodo en su lectura y, sobre todo, diverso y rico en su contenido. Pero cuando te tropiezas con un blog en el que sólo se habla de igualdad, de entrada me echa para atrás. Sí es cierto que la igualdad es uno de los pilares básicos sobre los que se debe afianzar la vida democrática, pero una cosa es eso y otra muy diferente que éste sea el único tema del blog. Lo lógico, y puedo poner evidentes ejemplos, es que un cuaderno de bitácora de cualquier miembro del Gobierno sea variado en su contenido. Se puede hablar de igualdad, pero también de libros, de música, de cine, de viajes... de mil temas diferentes.
Esto unido a las faltas de ortografía que se pueden apreciar en él, lo convierten en una página realmente absurda. Y, como dice, Jerónimo Tristante en su blog, lo mejor es que esta buena señora es Ministra de Igualdad. Tela.

1 comentario:

Sánchez dijo...

Pues a mí lo que me parece vergonzoso es que se “vigile” más a unas que a otros. Si la cartera de igualdad la llevara un hombre no sería tan controlado, incluso en su blog. De todas formas salta a simple vista que no es una bitácora privada donde hablar de comiditas, niños, ropa y hombres (¿no es eso lo que la mayoría esperan de un blog de tinte femenino?).
Seamos lógicos, ¿acaso esperabas que un blog de una persona que ostenta un cargo público fuese un blog para comentar si le gusta el fútbol, los toros o donde va a tomar copas por la noche y si coge borracheras o discute con su pareja? ¿Es eso lo que realmente le importa a la gente?
Será mucho mejor que exponga sus puntos de vista sobre su trabajo que afecta a millones de personas, mujeres u hombres, y saber por qué de muchas cosas.
Con esto no estoy diciendo que esté de acuerdo con el feminismo como ahora se entiende ni con tantas cosas absurdas que se hacen en nombre de la igualdad (como el poner femenino constantemente a palabras que siempre fueron de género masculino); lo que importa en realidad es que a un trabajo se pueda acceder en igualdad de condiciones y no por la dichosa paridad que puede dar lugar a equívocos o a dudar de si las mujeres elegidas valen para ello o se ponen porque interesa por ser “políticamente correcto” (¡cómo detesto esas dos palabras!) y que, una vez que se accede se retribuya en la misma cuantía y se exija el mismo trabajo, sin tener que demostrar día a día que vales para ello aunque seas «mujer».
Vamos lo de siempre, ser mujer sólo es cosa de genes y nacimiento, no un estigma ni ninguna otra chorrada. Ni se es mejor ni peor, simplemente diferente, nada más.

Un saludo femenino.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails