miércoles, 12 de agosto de 2009

LA MANADA

Hoy he visitado el Recinto Ferial "Luis Adaro" de Gijón, en el que se está celebrando la Feria de Muestras de Asturias. En Gijón estamos en fiestas, la Semana Grande, y la Feria de Muestra es ya emblemática a estas alturas del año, y forma parte de la vida de los asturianos y, más particularmente, de los gijoneses.
Hoy he podido comprobar nuevamente cómo funciona la manada, el público en plan masa. El recinto ferial que nos ocupa abre sus puertas a las once de la mañana. Bastantes minutos antes de esa hora un más que voluminoso grupo de personas, en su mayoría compuesto por jubilados, montaban guardia a las puertas, esperando la hora de la cita. Daba la imprensión que en el recinto lo regalaban todo, y todo era gratis. Las personas se apelotonaban a las puertas sin orden ni concierto, presionando y empujando incluso para ser los primeros en entrar al recinto cuando éste abriera sus puertas. Las personas que tenían que acceder al recinto por razones laborales minutos ante de que se abriera al público, estaban obligados a sortear un hueco en el que abrirse paso entre la multitud. Y cuando alguna persona solicitaba paso para acceder, todavía algún mamarracho que no tiene más haciendas en este mundo que vegetar al sol se le encaraba con frases como "¿tienes prisa?". Qué vergüenza. Bochornoso. Patético.
La masa humana, la manada que suelo decir yo, es altamente peligrosa y explosiva. Es maleable por el lider (aunque, como en este caso, éste aprecie a simple vista), pero es el mejor ejemplo de cómo el ser humano puede violar cualquier concepto personal ante cualquier situación que pueda generar algún tipo de gratuidad en la vida. Siempre dije lo mismo. Aquello que es gratis ni se respeta ni se valora. Y hoy, como ayer, y como viene sucediendo desde el día primero hasta el dieciseis de este mes de agosto, los accesos al recinto ferial no son gratuitos, aunque dentro haya posibilidad de conseguir mil cosas gratuitas o semigratuitas. Y lo que he presenciado en la puerta del recinto es un más que evidente ejemplo de cómo las personas se transforman en manadas cuando funcionan en grupo.
Es vergonzoso que esta situación, por lo general, se aprecie más en las capaz sociales y en los estatemos en los que el núcleo fuerte de personas sean jubilados y/o pensionistas. Y ya no digamos nada cuando lo gratuito es alimentación. Se tiran como hambrientos a las mesas, recogiendo y comiendo cuánto está a su alcance, importándoles un bledo si salud admitirá o no los manjares que se llevan indiscriminada y maleducadamente a la boca.
Es triste que tanto que estas gentes podían aportar a las generaciones venideras, se resuma en un cuadro patético de soberbia, descaro y mala educación. Afortunadamente no todos actúan así. Y me congratulo por ello. Pero no olvidemos que la mayoría en publico se comportar como perfecta manada. Y así les va.
A pesar de todo, el Recinto Ferial "Luis Adaro" es, sin duda, un buen lugar para degustar el tradicional cordero a la estaca., entre otros muchos productos asturianos. No os lo perdáis. Merece la pena.

1 comentario:

Mapachito dijo...

Ummm, ¿ hay forma de contactar con usted y no para una consulta ? Es para proponerle algo que quizá pueda interesarle a nivel blogger...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails