domingo, 11 de octubre de 2009

MÁS DE LO MISMO...

Acabo de escuchar en el Telediario que hoy en Madrid un hombre de cuarenta y tantos años ha matado a sus padres, y a continuacion se ha autolesionado. Los padres eran mayores y él era una persona que sufría una esquizofrenía. Así de entrada la noticia la noticia es preocupante. Y lo es por diferentes motivos. Por un lado, dos personas han muerto de forma cruel y atroz, victima de un sistema sanitario y social artrítico, rancio y absurdo.
No es de recibo que un matrimonio de más de setenta años tengan la cuostodía de un enfermo, aunque éste sea su propio hijo, que padece una esquizofrenía. Con esa edad, ellos están para que les cuiden y, en su defecto, para vivir y disfrutan del tiempo que les quede de salud y de vida. Pero no es tiempo de que personas de edad tan avanzada ejerzan de vigilantes.
Tampoco es normal que España no tenga una túpida red de centros psiquiátricos en toda la geografía española. Estos ciudadanos no pueden caminar en libertad. Como diría el Profesor García-Andrade, la sociedad debe protegerse de ellos. Lógicamente, no pueden estar bajo la tutela familiar. El Estado debe articular los recursos que sean necesarios para poner a estos pobres diablos a buen recaudo, más allá de su propia libertad y de su salud.
No se puede consentir que sucedan casos como el de esta mañana. No puede ser. La Administración, insisto, debe articular cuántos recursos sean necesarios para que en todas las Comunidades Autónomas existan centros especializados, con profesionales suficientemente capacitados, para que protegan a estas personas. Y digo bien cuando digo "que protegan" porque a estos enfermos hay que protegerlos de otros desalmados por un lado, y por otro, de lo más grave, de una posible autolesion tras cometer una fechoría.
No podemos permitirnos el lujo de más víctimas inocentes por culpa de un sistema rancio y obsoleto. Hay que hacer un esfuerzo en este sentido a pesar de la crisis. Pero lo fundamental, hay que ser honrados con nosotros mismos y con nuestra sociedad. Si los especímenes del caso Gürtel o de la Fundació del Palau y el Consorci al Orfeó. Es cuestión simplemente de ser éticos y responsables con los recursos de todos.
Lo dicho, que no podemos seguir permitiendonos el lujo de más muertes inocentes, víctimas de un Estado que vuelve la espalda inpunentemente a uno de los problemas más importantes que existen en esta sociedad. Así de fácil, ¿o no?

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails