miércoles, 2 de diciembre de 2009

GIJÓN UNE A LOS ENFERMOS CRÓNICOS

Una de las cualidades que distingue a la ciudad de Gijón de otras de su entorno más próximo, y también más lejano, es la solidaridad de la que hacen gala sus habitantes. Dice Paco Camarasa, el librero negrocriminal por excelencia, que Gijón es una ciudad acogedora, conversable, y paseable. Y no le falta razón. Doy fe de ello.

Esta tarde la ciudad de Gijón ha unido a cientos (quizás miles) de enfermos con patologías crónicas y autoinmunes. La convocatoria no era para menos. Los doctores Francisco Vizoso, Jefe de la Unidad de Investigación de la Fundación Hospital de Jove, y Carlos Rodríguez, director general de PROJECH, ofrecían una conferencia-coloquio a todas las asociaciones que forman parte de COCEMFE ASTURIAS (confederación de asociaciones de personas con discapacidad física y orgánica). El tema central de esta conferencia eran las células madre uterinas que recientemente han descubierto que, conveniente tratadas, confieren un enorme potencial terapeútico en enfermedades crónicas y autoinmunes, cuya respuesta farmacológica hasta ahora ha resultado infructuosa a todos los niveles.

Huelga comentar cómo estaba el salón de actos. Y la gente se agolpaba a la puerta sin poder entrar. Allí estaban todos: enfermos de diversa clase y condición. Todas las asociaciones estaban más que representadas: ACCU-Asturias, ALAS, Parkinsón, Fibrosis Quística, Hemofilia, Esclerosis Múltiple, Neurofibromatosis… En fin, que estoy seguro de que me dejo a alguna asociación, pero todas, de una u otra manera, estaban allí porque, ¡recuérdenlo con firmeza!, Gijón está uniendo a los enfermos crónicos. Y hoy sólo fue una leve representación de lo que puede ser el futuro de esta ciudad que mira solidaria a sus enfermos mientras de soslayo no pierde la vista de su Cantabrico querido.

Más allá de los protagonismos estúpidos que en algunos entes rezuman a flor de piel, esta tarde quedó bien latente una cosa: la ilusión, la esperanza y el apoyo incondicional de los enfermos a cualquier investigador serio, honesto y profesional jamás tendrá límites.

Vizoso y Rodríguez han sido claros y honestos. Hablaron de esperanza, de futuro, de sumar, de posibles curaciones, pero también fueron serios y honestos a la hora de responder a las preguntas que se les escapaba de su contexto investigador, científico y médico. Si bien es cierto que ambos trabajan por y para el enfermo crónico (sea el que sea), hay un aspecto que es importante destacar. La precariedad económica en la que han desarrollado esta investigación. Sobra decir que vivimos en un país en el que se aplaude y se mima el mundo del fútbol y del famoseo, entre otros aspectos que se potencian descarada e impunemente. Y así nos va. Sin embargo, volvemos los ojos a los investigadores que se baten el pecho trabajando para lograr respuestas firmes y serias ante los interrogantes de cientos de enfermos que cada día se levantan con las mismas preguntas y sin respuestas, que es lo más grave.

Como cualquier otro investigador que se precie de tal, ambos doctores se tropiezan con otro grave problema: la financiación. Si España es un país de zambomba y pandereta, en la materia que nos ocupa, Asturias es un feudo en el que sólo existen los leales al Régimen que residen en la ciudad de Clarin. Así de claro y de sencillo.

Lo que la gente no sabe es que mientras a Vizoso y a Rodriguez se les deniegan las subvenciones, la Ministra Garmendia se dedica a "mimar" a sus amigos del País Vasco con subvenciones millonarias destinadas a proyectos gastronómicos.

Tampoco es normal que todavía hoy, no se hayan sentado con ningún miembro del Gobierno del Principado. Al parecer las investigaciones de Projech no interesan. Claro que llegados a ese punto tampoco es normal que sólo existan ojos para López Otín (por cierto discipulo de Vizoso) como "producto estrella" del Principado y "pasen" olímpicamente de los demás investigadores.

Una tierra tan verde como ésta, que huele a sidra y oricios, se merece unos políticos más sensatos y más equilibrados. Pero está visto que aquí sólo tenemos ojos para Oviedo. Pero aún hay algo que preocupa más, ¿por qué el gerente del Hospital de Jove calla y otorga? ¿Qué teme? ¿Qué esconde? ¿Por qué no se parte el pecho por estos investigadores que trabajan en su hospital? Habrá que investigar...

Y en medio de esta situación, ellos continuan trabajando y los ciudadanos de a pie, más allá del tejido asociativo de la ciudad, se movilizan porque consideran una injusticia más que evidente que mientras se avala y se financian proyectos millonarios carentes de lógica, se vuelva la espalda al trabajo de los investigadores, aunque, a la vez, nos gastemos miles de millones en obras faraónicas.

Gijón une a los enfermos crónicos. Hoy quedó de manifiesto. De igual manera que quedó latente que el político de turno (el que sea) será torpe y retirará las ayudas a la investigación, pero lo que nunca nadie podrá arrebatar de Francisco Vizoso y de Carlos Rodríguez el ánimo y el apoyo incondicional de la ciudad de Gijón que asiste, impávida y estupefacta, a un espectáculo tan bochornoso como ruin:

Qué los políticos hagan oidos sordos a los investigadores es posible, pero creo que aún no ha nacido el político que sea capaz de denegar una ayuda a la investigación solicitada por una asociación de enfermos. No se atreven. Saben perfectamente qué se juegan. Y como decía recientemente un enfermo, con el dinero de los enfermos no se juega.

Dentro de un par de años será año electoral. Qué nadie se rasgue las vestiduras si alguno de los proceres que hoy ocupan coches oficiales, vuelve a casa mustio y mohíno. Será lógico y muy aplaudido por todos. Hoy no están haciendo los deberes, y para aprobar el examen del 2012 hay que realizar muy bien los deberes, y hoy por hoy casi nadie los tiene hechos. Y así nos va. Y si no, a las pruebas me remito.

Lo dicho, Gijón une a los enfermos. Y confío que esta unión haga la esfuerza para que “los sordos oigan y los ciegos vean”. Mientras tanto, mañana dará sus primeros pasos el nacimiento de una plataforma ciudadana de apoyo a la investigación de células madre. Gijón une (no me cansaré de vocearlo), pero, por favor, que los políticos sean sensatos y sumen. En estas situaciones, restar es de necios. ¿verdad? Pues eso.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails