sábado, 13 de marzo de 2010

ADIÓS A UN GRANDE



Desde que ayer a primera hora de la mañana saltó la noticia de la muerte de Miguel Delibes en su domicilio vallisoletano, muchas han sido las líneas que se han escrito tanto en los medios de comunicación, como en diferentes páginas de la red, como en blogs, como mil sitios diferentes.

Miguel Delibes nos ha dicho adiós de manera sigilosa y discreta, siguiendo sus propios dogmas de vida. No era amigo de grandes fastos ni de homenajes desmesurados. Por eso marchó prudentemente, de puntillas, sin hacer ruido y sin provocar escándalo. Marchó como vivió.

Quién supo legar un castellano perfecto, la persona capaz de plasmar como nadie su querida tierra castellana, el escritor que no volvió la espalda a los desheredados nos ha dejado más de medio siglo de la mejor literatura que ningún otro autor español podía darnos.

Siempre se muere el mejor. Es una máxima, sin duda. Pero en este caso era absolutamente cierto. Se ha muerto el mejor escritor del último siglo, el mejor periodista, el intelectual, y sobre todo, la mejor persona. Y eso es lo que verdaderamente debe quedarnos al resto. Un legado alejado de dimes y diretes, un legado afianzado en un castellano limpio y pulcro, cimentado sobre la frase exacta en el mejor de sus libros.

Miguel Delibes se marchó de forma física. Pero él continuará con nosotros. Seguirá en su silla e de la Real Academia, la inmortalidad de sus personajes y las bellísimas descripciones de sus paisajes perdurarán para siempre. Han quedado en la retina de muchos que se encargarán de esculpirlos a fuego en las retinas de las generaciones venideras.

Merecedor de todos los premios literarios que cualquier autor puede alcanzar, Miguel Delibes se marchó sin que se le concediera un reconocimiento mundial. El Premio Nobel. Al respecto, él ya había manifestado que no lo necesitaba, y posiblemente así fuera. Pero ello no quita para que se hubiese propuesto y concedido. Las sociedades son así, imperfectas. Nunca terminan de hacer los deberes, y si los terminan siempre es tarde y de mala forma.

El más grande de las letras españolas nos deja un gran vacío que llenarán sus personajes, sus obras, su recuerdo… y lógicamente su Real Valladolid CF.

No me extenderé más. No es preciso. A modo de resumen de estas veinticuatro horas me quedo con una frase de Elena Hevia en el Periódico de Catalunya: “Puede parecer sorprendente pero lo más parecido que ha existido en España a ese modelo de escritor estilo Salinger tan mitificado en Estados Unidos, el escritor volcado únicamente en su vocación y apartado desde hace años por voluntad propia del bullicio del mundillo literario, es Miguel Delibes”. Sobran más comentarios al respecto. Siempre nos quedará Delibes...


http://www.youtube.com/watch?gl=ES&v=fGEkbTLdgcM


1 comentario:

EMMET RAY dijo...

Grande Delibes si señor...

No necesitaba el "nobel" ya que su pluma siempre fue "veterana".

Bonito homenaje.

Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails