jueves, 15 de julio de 2010

HAY QUE CONTROLAR LOS DEMONIOS

Una tarde más. Un nuevo encuentro. Otro día pulverizado por el tiempo. Arquitectura literaria de nuevo. Interesante.

De nuevo, los demonios. Pero diferentes. Hoy no es escarbó en la sociedad. Hay que dejarles vivir. Los demonios son los seres que acechan a diario en el viejo oficio: en la labor del escritor. Eso preocupa, desestabiliza y produce vértigo. Por eso, lo más acertado es desnudarse, Debatir. Analizar. Exponer. Luego se duerme mejor. Acertada decisión.

Todos los que, de una manera u otra, estamos sumergidos en este océano tenemos el mismo peligro. El azar de los excesos literarios. Ello espanta, asusta, aleja. La obra queda paralizada. El autor, destruido. Pero es obligatorio rozar este exterminio si se quiere lograr una novela buena. Estos excesos pasan por continúas reiteraciones no sólo léxicas. También conceptuales.

Una acusada e injustificada bajada del ritmo narrativo también produce un escalofrío que el lector no está dispuesto a tolerar.

Una descripción desmesurada, minucioso y migajosa, que no da lugar a la imaginación del lector origina un efecto contraproducente. Cierto es que una buena trama narrativa debe ir inexorablemente acompañada de una narración acompasa y melódica. Pero nunca se debe caer en reiteraciones estúpidas.

Cada narrativa es un universo nuevo. Cada autor es un cosmos diferente. Por eso en la literatura cabe todo, incluidas las ventajas de la tecnología. Por esta razón, cada narración tiene su propio mundo; un universo diferente Lo afirmó Alfonso Mateo Sagasta. Yo lo refrendo. Jamás existirán dos proyectos narrativos similares. Tanpoco existirán dos autores iguales. Es la grandeza de la literatura. Podemos hablar de historias similares, con nexos comunes, con similitudes narrativas y estéticas. Pero jamás serán identificas. No existen dos dioses. Dios es Único.

Nunca estará reñida la tecnología con la literatura. Si alguien piensa lo contrario, es un dinosaurio anquilosante. Le auguro un futuro muy negro. Como es él. No estoy de acuerdo. No suscribo. Me opongo rotundamente. La tendencia general no es ir hacía la banalidad más absoluta. Eso es una falacia. Las posibilidades que brinda la tecnología nunca puede ser una chabacanería. Chabacano y rústico es quién piensa eso.

El libro no es un ente cerrado. Es un ser abierto, cuya materia prima organiza, guía y ejecuta. Los recursos son siempre necesarios. Pero el narrador es libre para usarlos o desestimarlos. Por eso, porque el libro es un ser vivo, con poder de decisión, y con capacidad de obrar, por eso, muy acertadamente, Paco Ignacio Taibo II afirmó que la novela es algo maravilloso. También lo certifico. También lo suscribo. La novela nos hace libres a los autores y a los lectores. Nos permite capacidad crítica. También reflexiva y analítica. Es la grandeza de la literatura.

Tras esta mesurada reflexión arquitectónica, un descubrimiento. Una novela andaluza con sabor a crímenes cordobeses. ‘Benegas’ es una novela que merece la pena leer. Lo mismo que resulta muy recomendable conocer al autor. Es importante conocer a personas ricas. Su riqueza personal y cultural te da perspectivas diferentes. También te enriquece. Su bagaje literario permite anotar moldes, construir nuevas historias. Experimentar y compartir literatura es altamente beneficioso para la salud. Es un placer poder hablar abiertamente con otros autores. Sin tabúes, sin complejos, sin estigmas. Esa conversación fue verdaderamente intensa y autentica. Repetiremos.

Entre la reflexión arquitectónica y ‘Benegas’ diversos saludos y conversaciones intrascendentes, pero ricas en conocimiento humano.

Para terminar, uno de los grandes. Lorenzo Silva. Dio caña a todo lo que se movía. Como dijo de él Miguel Cane, es poliédrico. Su multiplicidad de versiones le concede una perspectiva muy diferente. Por eso puede hablar como habla: con serenidad y energía. Sus palabras son rotundas. Pero cimentadas sólidamente. Su autoridad en determinadas materias le permite hablar claro, rotundo, cercano, objetivo y crítico. ‘La estrategia del agua’, un libro imprescindible para este verano.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails