domingo, 12 de diciembre de 2010

JUECES DE TRES AL CUARTO


En la ciudad natal de Jovellanos el personal ha perdido el norte. Si bien es cierto que después de tantas derrotas ‘en los campos de España’  la mareona necesita un revulsivo que dé brillo y esplendor, no menos cierto es que no hay que buscar cabezas de turco, ni responsabilizar al mister de la debacle.

¿De qué serviría el relevo? ¿Acaso esta hecatombe sólo es responsabilidad suya? Esos jueces inexpertos que se dejan llevar por la piel antes que por la razón andan errantes y desorientados. No saben lo que dicen. Como decia hace pocos días uno de los jugadores, la responsabilidad es de todos. Del mister, claro. Pero también de toda la plantilla, del equipo técnico, de la directiva y… ¡qué nadie se olvide!, de la suerte.

El fútbol, como otras lindezas de nuestro entorno no sólo se configura con grandes dosís de trabajo, esfuerzo, ilusión y compromiso, Hay un ingrediente más que pasa desapercibido y que no podemos olvidar: la suerte. En el fútbol también juega un papel fundamental la suerte. ¿De qué sirve un equipo ejemplar a todos los niveles, si no se consigue que los balones se estrellen en la portería contraria? De nada, entérensen, señores jueces de pacotilla, sin toga, sin experiencia y, lo más grave, sin seriedad para sentenciar.

No es el momento de relevos. Es época de reflexión, de trabajo en equipo, de revulsivos, de asumir responsabilidades, enmendar errores presentes y pretéritos, y mirar hacía adelante con firmeza, seguridad, entusiasmo, lucha, y entrega.

Qué nadie me venga con sentencias de tres al cuarto, ni con milongas con aroma a venganzas amaneradas y rocambolescas de revistas del corazón. Pero si alguno de esos jueces de tres al cuarto que ya sentenciaron a quién no debían, tienen en su bolsillo la solución al desastre, que  se brinden voluntarios a dirigir a la plantilla, y esperaremos resultados. Si me atengo a ciertas actitudes, puedo asegurar que el desastre sería mayor. Seguro. Lo dicho, a trabajar, a luchar, y a enmendar errores.

Las sentencias para los jueces, para los de verdad. Los otros que se callen, y se pongan en movimiento. Es muy fácil hablar y sentenciar sin moverse de la poltrona.

2 comentarios:

Sr.Sportinguista dijo...

La suerte en el fútbol se define como: las probabilidades que tiene la mediocridad de tener éxito en un momento dado.

Siendo un comentario sobre la villa de Jovellanos y el fútbol, entiendo que el protegido es Preciado. No puede ser que la suerte haya jugado en contra del Sporting durante 15 jornadas, en las que el equipo de Preciado solo ha logrado la escuálida cifra de 11 puntos.

La situación del Sporting es más triste de lo que parece, a pesar de estar en Primera. La afición tiene un complejo de inferioridad propiciada por casi dos décadas de funesta gestión desde el propietario del equipo, lo que le lleva, o a aplaudir a un entrenador dotado de un populismo al más puro estilo Revilla, o a ignorar la mediocridad del cuerpo técnico ante el convencimiento de que no va a ser reemplazado pase lo que pase.

Al renovar a Preciado por 2 temporadas más el año pasado, ''los que mandan'' en el Sporting, la camarilla encabezada por ''el marbellí'' selló el destino del equipo de Asturias al desempeño de Preciado, medida aplaudida (en silencio o en público) por otros como el ''alcaldable'' Santiago M. Argüelles, que se preguntaba en la SER Gijón hace unas semanas; ¿Porqué el Sporting no puede ser como el Manchester o el Arsenal que mantienen a los entrenadores durante tantas temporadas?...

Sin desviar mucho el tema, si ya empezamos de partida defendiendo un fútbol tan mercantilizado y anglo-capitalista como la ''Barclays Bank Premier League'', a saber que será será lo que después vendrá.

Sr.Sportinguista dijo...

La suerte en el fútbol se define como: las probabilidades que tiene la mediocridad de tener éxito en un momento dado.

Siendo un comentario sobre la villa de Jovellanos y el fútbol, entiendo que el protegido es Preciado. No puede ser que la suerte haya jugado en contra del Sporting durante 15 jornadas, en las que el equipo de Preciado solo ha logrado la escuálida cifra de 11 puntos.

La situación del Sporting es más triste de lo que parece, a pesar de estar en Primera. La afición tiene un complejo de inferioridad propiciada por casi dos décadas de funesta gestión desde el propietario del equipo, lo que le lleva, o a aplaudir a un entrenador dotado de un populismo al más puro estilo Revilla, o a ignorar la mediocridad del cuerpo técnico ante el convencimiento de que no va a ser reemplazado pase lo que pase.

Al renovar a Preciado por 2 temporadas más el año pasado, ''los que mandan'' en el Sporting, la camarilla encabezada por ''el marbellí'' selló el destino del equipo de Asturias al desempeño de Preciado, medida aplaudida (en silencio o en público) por otros como el ''alcaldable'' Santiago M. Argüelles, que se preguntaba en la SER Gijón hace unas semanas; ¿Porqué el Sporting no puede ser como el Manchester o el Arsenal que mantienen a los entrenadores durante tantas temporadas?...

Sin desviar mucho el tema, si ya empezamos de partida defendiendo un fútbol tan mercantilizado y anglo-capitalista como la ''Barclays Bank Premier League'', a saber que será será lo que después vendrá.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails