martes, 15 de febrero de 2011

CARTA ABIERTA A… UN CORRUPTO


Querido:

No es licito lo que has hecho. Aún menos lo que tus correligionarios acaban de hacer contigo. En política, como en otros muchos aspectos del mundanal ruido, hay que ser éticos por encima de otros valores. Tú no lo has sido, Sabes muy bien que esto es así. Si se critica al adversario, luego no puedes mirar a otro lado cuando tu casa está a rebosar de lodo y de fango. Ya lo dijeron en la Biblia: «Se ve la paja en el ojo y nunca la viga en el propio».
En el fondo quiero pensar que eres consciente que las olores a corrupción que manan de tu región las conoces, aunque ni oigas ni veas. No entiendo, y tampoco me creo, que no estés al tanto de todos los chanchullos y mercaderías barriobajeras que se están consumando en esa tierra. Una persona de tu talla política lo tiene que saber. Y si no, aún resulta todo mucho más nítido. Eres un hombre de paja. Como algunos presidiarios. Pero no, en tu caso, conoces muy bien lo que acontece tierra adentro. Lo has permitido y bendecido. Todavía me produce más asco. Y además de esa aversión, tuis acólitos, en el más elevado ejercicio de despotismo y  de chulería, te aúpan al trono poniéndote la corona de laurel como emperador de tu tierra.
No, hombre no. Las cosas no son así. España es un país decente. Los indecentes que cada día os ducháis con el jabón de la corrupción y la mentira sobráis. Y eres consciente. Pero te da igual. Giras la cabeza y miras hacia otro lado. ¡Aquí no pasa nada! Eso es de chulos. El gran error, imperdonable como es lógico, son las bendiciones que siempre has concedido a tan maquiavélicas prácticas. Nadie puede aprobar unas maniobras corruptas, máxime si se está cobrando del dinero de todos los contribuyentes, en especial de los impuestos de aquellos ciudadanos que no cobran absolutamente nada: ni nómina, ni pensión, ni paro, ni nada. Te estás riendo de ellos. De todos los españoles.
Pero te diré algo más: Si hay algo que realmente produce vergüenza ajena es observar como tu jefe, ante esta situación, calla y otorga. También lo hizo en otras regiones, y me consta que a estas alturas su despacho está más que saturado de facturas de esa tierra que tiene que pagar ante semejante humillación. Lo mismo sucederá en tu región. Es cuestión, de tiempo. Sencillamente.
No quiero pensar si el lodazal de podredumbre y de corrupción hubiese nacido y criado en otra región gobernada por vuestros adversarios políticos,  qué hubiera pasado. A estas alturas del juego, no me cabe ninguna duda de que los máximos responsables políticos de la región estarían en su casa porque los hubierais echado con mil acusaciones reales y otras mil falsas. Pero, amigo, en esta ocasión los corruptos sois vosotros, y aquí no pasa nada. Al contrario. Todo el mundo calla, y otorga. Ése es el resultado. ¡Enhorabuena! Habéis convertido esta región en un feudo corrupto y podrido en el que vale todo con tal podáis mantener la poltrona.
¿A eso llamas ‘democracia’? Me encantaría que me respondieras. De igual modo que me encantaría conocer en qué está pensando tu jefe cuando ve a su alrededor esa ingente cantidad de mugre y roña, y no hace absolutamente nada por resolverlo. Pensará que así le irá mejor que poniendo a cada uno en su sitio. ¡Equivocado anda!
Sea como fuere, lo cierto es que aquellas regiones en las que vosotros cabalgáis impunemente, todas están impregnadas de chapapote. ¿Será casualidad? Creo que no. Simplemente es la verdadera imagen de una banda de forajidos que, amparándoos en la democracia, hacéis de vuestra capa un sayo, y gobernáis impunemente sin que en vuestra propia casa nadie os ponga en su sitio. Afortunadamente, vivimos en un Estado de Derecho y, tarde o temprano, siempre la Justicia pone a cada uno en su sitio. Tú, y los tuyos, no seréis una excepción. Simplemente es cuestión de tiempo. Las generaciones venideras lo agradecerán. Y el resto de españoles respiraremos aliviados. Sin duda.

1 comentario:

Irma dijo...

Muy bueno!

Saludines utópicos, Irma.-

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails