lunes, 25 de julio de 2011

«Ciudad sin estrellas» y Ramsey Campbell


Como acabo de leer en la versión digital de «A Quemarropa», todavía calentito en su versión digital, la Semana Negra se debe disfrutar en libertad. Y esta libertad ofrece un abanico de posibilidades realmente maravillosas: asistiendo a presentaciones de libros, participando en tertulias y coloquios, comprando libros (aunque sólo sea uno), pero también recorriendo su mercadillo y su ferial. Ése espíritu y de esa vida que este evento da a la ciudad, a pesar del muro de la infamia, es intrínsecamente necesaria para dar el pistoletazo de salida al verano gijones, aunque sea paraguas en mano.
Ayer domingo, el recinto semanero volvió a vibrar, no sólo con los domingueros de churro, y reyerta nocturna, sino también con aquellos que pasean por el recinto, camino de la Carpa del Encuentro y de la de  A Quemarropa, en busca del último libro que le recomendaron o quizás vio en la red.
Paradójicamente, ayer comprobé como la humildad y la naturalidad se transforma en premio literario. Porque lo más estúpido que uno presenciar es cómo un autor se despoja de su piel para transformarse en un verdadero ganso por el mero hecho de haber ganado un premio literario. Ayer fui testigo de todo lo contrario. La ganadora del Minotauro 2011, además de darse la soberana paliza de alrededor de mil kilómetros sobre sus espaldas, dio una magistral lección de educación, naturalidad, transparencia y, lógicamente, humildad.  Montse de Paz y su «Ciudad sin estrellas» es un espejo en el que muchos deberían mirarse cada mañana al salir de la ducha… No repetiré la famosa frase de Manuel L. Alonso. ¿Qué no la conocéis? Buscarla, y en algunos casos, por favor, aplicarla. Os irá mejor, aunque en alguno no se dedique a estas haciendas.
Otro espejo no menos destacado que el anterior es Ramsey Campbell, uno de los grandes maestros del relato de horror contemporáneo. Y tampoco me extraña, si atendemos a la narración de su infancia, que él mismo nos contó.  Las vivencias en la infancia del individuo son las que, con el paso de los años, marcarán su edad adulta. Es muy manida, pero muy cierta, la frase de que un niño maltratado es un adulto violento. Esa espiral se  rompe en el cuentista, novelista y editor británico, y otros están en proceso. Pero sea como fuere lo más importante en el individuo es sentirse a gusto consigo mismo. Es una puerta abierta a los demás. La presencia de Campbell en el recinto semanero vino rodeada de una gran expectación y una no menos masiva asistencia de público. La ovación final fue un epílogo emocionante.
Y en medio de todo esto, rodeados de vallas metálicas al más actual de los ejemplos de Guantanamo, Gulag o el mismísimo  Auschwitz, es de obligado cumplimiento parafrasear al asturmexicano Paco Ignacio Taibo II, «Esto es la Semana Negra… y sigue». Naturalmente que sigue. No habrá muro ni gueto que lo impida. Y hoy, el autor de «El retorno de los tigres de Malasia» volverá al recinto semanero, y junto a él, un inmenso tropel de autores, editores, periodistas, guionistas e ilustradores, y con ellos los lectores y el público, que son a los que les debemos honor y gloria. Esta tarde de lunes la lluvia y las fauces ilustradas no impedirán que el recinto resucite. Yo iré. Yo lo contaré. Mañana lo leeréis.

1 comentario:

La Ciudad Directorio - Nav dijo...

¿Quieres publicitar tu blog o web gratis? Sea cual sea tu temática entra en http://laciudaddirectorio.blogspot.com/p/presentacion-y-formulario.html , completa el formulario y envíanoslo!!! Anímate y ven a la Ciudad Directorio. ES TOTALMENTE GRATIS ¡!!!!!!!!!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails