sábado, 30 de julio de 2011

La realidad quijotesca y el manifiesto


Resulta paradójico comprobar cómo un «novato» vapulea a un veterano en el arte de la escritura. La tertulia del viernes dio para esto y para mucho más. Se volvió a debatir acerca de la fidelidad que se debe mantener o no de la realidad quijotesca en la novela o si, por el contrario, el escritor debe ser un permanente vigía de la ficción.  La periodista leonesa no tuvo reparos en arrinconar y vencer al de Cádiz, Fue interesante la tertulia.  Al final, todo se resolvió en el marco de unas cervezas en la «zona cero», como se resuelven muchas discrepancias literarias –nunca personales- en la Semana Negra de Gijón.
La tarde transcurría en medio de un ambiente festivo cuando irrumpieron «los Taibo» en el recinto escoltando a dos de los grandes; Joaquin Sabina y Luis García Montero. Almudena Grandes ya llevaba unos minutos en el recinto semanero cuando aparecieron los susodichos, La escuché hablar de sus libros, de Dolores Ibarruri y de Santiago Carrillo, pero también de don Benito –sí, Pérez Galdós-, La carpa de Encuentro estaba a rebosar. Ni un alfiler. La guinda, una cerrada ovación y casi una hora posterior de firma de libros.
«Los Taibo» intentaron sacar del lugar a sus invitados, que en el fondo no lo eran, pero ese adjetivo es el adecuado cuando alguien da brillo y esplendor a un recinto y a un festival cuyo eje prioritario sea el libro, aderezado con la fiesta, el bocadillo o el mercadillo interétnico. Es la Semana Negra, señores, aunque algunos no lo quieran ver. El disfraz de Sabina no impidió que el respetable le reconociera, y el recorrido por el recinto resultó eterno; fotografías, firmas, cuchicheos, codazos, gente arremolinada en torno a la comitiva literaria. Ellos siempre prestos y atentos a las peticiones del público, Divertido.
Rosa Montero presentó su última obra de la mano del genuino Fernando Marías y de Laura Castañón. De nuevo, la Carpa de Encuentros a rebosar, Afuera, en la «zona cero» las mesas atestadas de realidad quijotesca.
A Manuel Rivas también se le vio deambular por el recinto, aunque debute hoy.
Pero en medio de todo en el ambiente seguía tamizado de la misma sensación: en el 2011 se había celebrado la Semana Negra en el marco de un recinto amurallado y vilipendiado por una parte de la sociedad gijonesa que no entienden que este multifestival nunca volverá a ser lo mismo si se celebra fuera de esta villa marinera.
Hoy se han convocado a todos los grupos políticos para debatir acerca del futuro del festival, Algunos no irán,  Equivocados andan aquellos que creen que la cultura es de la «rojos», aunque ellos vayan de progres…  En la nómina de nuestros próceres también está incluido el hecho de que asistan a actos que no sean de su agrado. Han sido elegidos democráticamente por el pueblo soberano. Como dicen en tierras aragonesas, hay que estar para las dudas y las maduras. Si sólo queremos gobernar para «los nuestros», los mejor será que hagamos un profundo ejercicio de autocrítica y dejemos libres los despachos para que otros, con más sensibilidad que nosotros, los ocupen. La ciudad de Gijón lo agradecerá, La Semana Negra también.
Y mañana la despedida… hasta el verano del 2012 en Gijón. Seguro.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails