viernes, 30 de septiembre de 2011

LUIS ADARO EN EL RECUERDO

«Bien están los buenos pensamientos, pero resultan tan livianos como burbuja de jabón, si no los sigue el esfuerzo para concretarlos en acción».
(Melchor Gaspar de Jovellanos).


 En los momentos de crisis que vivimos es importante mirar hacia delante, pero sin olvidar la lucha y el trabajo de aquellos que condicionaron su vida con el fin de impulsar una ciudad, Gijón, y una región, Asturias. Me refiero a personas que dedicaron su esfuerzo a impulsar el mundo empresarial, social y cultural de nuestra ciudad, sin divisiones, sino aglutinando ideas, trabajo y vitalidad hasta el final. Personas como Luís Adaro Ruiz-Falcó.

Desde los inicios de la década de los cincuenta, cuando preside el Consejo de Administración de S.A. Adaro, comienza su trayectoria para lograr un futuro mejor. Para ello no duda en innovar creando un laboratorio de análisis químicos y metalografía, propiciando que la empresa desarrollara su propia tecnología y diseños, o poner en marcha planes de investigación y desarrollo I+D en Suministros Adaro, en coordinación con diferentes organismos como la CECA.
Además, contribuyó de manera crucial en la economía asturiana como impulsor del puerto de El Musel en Gijón, la creación del Aeropuerto de Asturias, la autopista del Huerna, o la recuperación de la Feria Internacional de Muestras de Asturias, llegando a ser su Presidente durante bastantes años, realizando su última salida pública a la propia FIDMA el día de su inauguración en agosto de 2006.

En otro orden de cosas, también fue promotor del Museo de la Minería y de la Industria, de la Empresa de Aguas de Gijón, de la Hemeroteca Provincial y del Museo Etnográfico del Pueblo de Asturias, y un sinfín de proyectos y entidades más cuya lista resultaría interminable.

Paralelo a su innovación en el mundo empresarial, también investigó en el ámbito de la Historia llevando a cabo numerosos trabajos relativos a los puertos asturianos (publicados en cinco volúmenes con más de 3.000 páginas) o sobre la historia minera e industrial de Asturias.
Por otro lado, fue socio fundador del Ateneo de Jovellanos, y miembro fundador, presidente y patrono del Foro Jovellanos, considerándose siempre un profundo y convencido jovellanista, y perteneció a la Real Academia de Doctores, la Caja de Ahorros de Asturias, la Hemeroteca Provincial, el Real Instituto de Estudios Asturianos, o el Colegio Oficial de Agentes Comerciales,
Y en medio de esta prolífica actividad empresarial, cultural y económica fue impulsor y, durante más de cuatro décadas, Presidente de su proyecto más querido: la Asociación Gijonesa de Caridad; conocida popularmente como “Cocina Económica”. «La vida es dura» solía decir, «y hay que ayudar a los más necesitados». En base a esta filosofía dedicó la mayor parte de su vida a esta entidad y a sus continuas necesidades.
Ésta es, a grandes rasgos, la figura humana, económica, empresarial y social de una persona irrepetible en la reciente historia de nuestra región, e Hijo Predilecto de la villa de Jovellanos. Un claro ejemplo del que tomar buena nota.
Desde la Asociación de Escritores Noveles, una entidad que aún está iniciando su camino, hemos querido mantener vivo su espíritu a través del premio literario que organizamos con su nombre, Premio Luis Adaro de Relato Corto, y así rendir un homenaje a las cualidades de un hombre que antepuso siempre su creencia en un futuro mejor para Gijón y Asturias.

(Publicado en el Diario El Comercio el 27 de Septiembre de 2011)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails