jueves, 24 de mayo de 2012

Cuando las gallinas mean...


Éste es el título de la obra ganadora del Certamen de Narrativa para autores noveles que ha auspiciado, precisamente, la Asociación de Escritores Noveles, con el patrocinio de La Fábrica de Libros.
            La obra, que hoy se presentará en Gijón, es un claro exponente de la nueva narrativa española, de esa ficción llevada al papel por autores desconocidos y que la calidad de sus obras les exige que se transformen en «visibles», que diría Covi Sánchez, impulsora de este proyecto desde la Presidencia de la Asociación de Escritores Noveles.
"Odio a mi padre y a la vez le quiero, ¿cómo pueden dos sentimientos opuestos albergar un mismo corazón? Ser mujer no condena a una vida en la que no puedo elegir. Si Dios me hubiera hecho hombre ya conocería otras tierras lejanas de esta isla". Este es el comienzo de la historia de Santa y los tres hombres que lograron silenciar su vida: el padre, el marido y el hijo. Una historia de amor y desamor, de traiciones y prejuicios, de hombres que aman sin saber cómo y mujeres que quizás amen demasiado. Una existencia entre la locura y la fe como método de supervivencia en un pueblo siciliano durante las primeras cinco décadas del siglo XX.
Por otra parte, este libro tiene una impronta especial. Su origen. No hubiera servido de nada que su autora, la venezolana Susana Visalli, hubiera escrito la obra, y tampoco que la propia asociación de escritores impulsara el certamen. Todo eso sería baldío si detrás no hubiera existido la apuesta de una empresa rigurosa y profesional que patrocinara el proyecto, si alguien no hubiera apostado por la cantera de «los noveles», que diría alguno.
En tiempos convulsos como los que atravesamos, iniciativas de estas características tienen su fuerza y dinamismo. Encienden una luz de esperanza en mitad del túnel, un atisbo de sol en medio de la tormenta. Si hoy el mercado literario y editorial está atravesando un momento crítico, aún es más duro para los autores noveles que ven en muchas ocasiones cómo sus ilusiones, esfuerzos y trabajo se trucan bajo argumentos pueriles. Partiendo de la base de que cualquier apuesta editorial es una apuesta empresarial, lo cierto es que la cantera tiene que ser visible. «Novel»  no implica escasa calidad literaria. Al contrario, cada vez vemos más títulos noveles en el mercado con una calidad manifiestamente contrastada. Pero el problema es otro. Desde la parcela de quiénes comienzan su andadura literaria resulta complicado alcanzar los picos de ventas que consiguen otros autores de reconocido prestigio. Internet y las redes sociales son herramientas imprescindibles en la promoción literaria, máxime si ésta reúne el elemento imprescindible que debe tener cualquier volumen: calidad literaria.
A veces esta perspectiva se pierde en el mundo editorial. ¿Cuántas son realmente las editoriales que apuestan por autores noveles? No me refiero a contratos de co-edición dado que realmente la co-edición no existe y es un engaño para los propios autores. Hablo de contrato de edición en el que el que una empresa editorial apueste por un autor novel. Es el reto del momento. Las editoriales están obligadas a impulsar la cantera. Cierto es que el volumen de ventas de un autor de reconocido prestigio es muy superior, pero también se debe hacer un hueco a los autores desconocidos para la critica y la opinión pública en  general. Es una manera de hacerlos visibles. Claro que para ello, éstos últimos tienen que desenvolverse en los mundos de la humildad, el trabajo bien hecho, y la calidad literaria. No se publicar cualquier cosa a cualquier precio. Hay que ser riguroso, serio, y competitivo. Como diría el autor Manuel Alonso, el escritor tiene que ser humilde antes que la vida le obligue a ello.
Afortunadamente, todo lo que rodea a «Cuando las gallinas mean… » viene condimentado con la salsa de la profesionalidad, la seriedad, la autenticidad, y la humildad que deben de tener los certámenes literarios. Si estos ingredientes los añadimos a una literatura de calidad, el valor del plato está garantizado. Ahora, la última palabra la tienen los lectores.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails