jueves, 27 de septiembre de 2012

Mas made in Rajoy



            En nuestro escaso recorrido democrático no es la primera vez que Catalunya echa un pulso al Gobierno de España. Tampoco la última.
            En esta ocasión, Artur Mas, de profesión yernísimo, se reta con el Gobierno de Rajoy amenazando con la convocatoria de un referéndum en el que se pregunte si el pueblo catalán quiere o no la independencia de Catalunya. Al escuchar tales amenazas, Mariano y sus muchachos montan en cólera, desenvainan las espadas y nos preparan para que presenciemos una batalla al más genuino estilo de los libros de caballerías del siglo XVI. Me troncho de la risa. Me duelen las mandíbulas solo de pensarlo.
            Una de las muchas virtudes del pueblo catalán es la inteligencia que siempre demostró. En aras de esta inteligencia y también de la concepción que tienen, y practican, de lo que ellos entiendo como “modelo autonómico”, realmente el fin que menos pretenden es, precisamente, la independencia o autodeterminación. Al pan, pan, y al vino, vino. A las cosas por su nombre.
            Simple y llanamente es un pulso de Artur Mas a Mariano Rajoy. ¿Para qué? Muy fácil: el pacto fiscal. Todo lo demás, papel mojado. ¿O acaso somos tan inútiles de pensar que Catalunya va a renunciar a todos los beneficios que recibe como comunidad autónoma? Gilipollas serían si renunciaran a ello en aras de una independencia descafeinada, barata y artificial.
            Catalunya es una comunidad inteligente, además de rica, que siempre tuvo una perspectiva especial de España y de cuánto acontece desde San Sebastian a Huelva, desde Girona a las Islas Canarias. Por eso siempre jugó el papel de bisagra con el Gobierno de Madrid. O sea, siempre fueron amantes despechados y a la vez tiernos desposados lujuriosos y pasionales. Juntos no pueden estar, pero separados es imposible la supervivencia de cada uno de ellos.
            ¿Para qué, por tanto, tanto grito exasperado llamando a las ordas a que se partan las manos aplaudiendo la independencia de Catalunya? ¿Qué sentido tiene, por tanto, que hoy la ilustre Saenz de Santamaría, en un alarde de encíclica papal salga anunciando a Mas que recurrirán al Tribunal Constitucional? ¿Y si demostramos la mayoría de edad democrática? En vez de tanta gesta de burdel de carretera, no sería más apropiado sentarse en un mesa, olvidarse de siglas, ideologías, y mariconadas, y estudiar formulas apropiadas para disminuir el paro, incentivar a Pymes y emprendedores, exigir que la banca abra el grifo del crédito, y que los políticos se dejen de bagatelas y pensarán que si ocupan un sillón no es por méritos propios, sino por la voluntad de los ciudadanos. Mientras todo esto no se ponga en práctica, iremos por una senda mal trazada.
            Aunque ‘Mariano y sus muchachos’ intenten ejercer de defensores de la democracia y del Estado. ¡No necesitaremos enemigos con esta tropa!  De igual modo que Catalunya no se fragmentará de España. Se trata, sencillamente, de una forma de llamar la atención, y de que el propio Gobierno de España, en su diarrea mesiánica, se crea el salvador de la Patria. Pero no se dieron cuenta de una cosa: Desde que empezamos a recorrer la senda democrática, poco a poco, los verdaderos políticos, los grandes estadistas, los auténticos gobernantes con sentido de Estado, nos van dejando. Como dije con motivo de la muerte de Carrillo, nos queda la chusma. Como ellos.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails