lunes, 28 de enero de 2013

68 de 250




            La edición de ayer del diario digital www.20minutos.es  daba la noticia de que en un época de recesión, de desempleo, y de caos generalizado, el Presidente del Gobierno de España tiene un equipo formado por 250 asesores. Casi nada. Y lo más grave: de esos 250, 68 no tenían los estudios de Graduado Escolar. La noticia hay que cogerla con guantes.
            Voy a intentar analizar la noticia y extraer conclusiones, si da lugar.
            Lo primero que habría que hacer es desmenuzar lo más objetivamente posible es el número de 250 asesores. ¿250 asesores? De verdad, creedme, no salgo de mi asombro. Pero matizaré. ¿A qué llamamos asesores? ¿A todos los altos cargos de la Administración General de Estado? Por supuesto: Ministros, Secretarios de Estado, Subsecretarios, Directores Generales, Delegados del Gobierno, Subdelegados, Directores Territoriales… Superamos esa cifra, y con creces, porque en el fondo éstos son asesores del Presidente del Gobierno. Sin embargo, si no contamos con esta tropa (que diría el Conde de Romanones), y contamos exclusivamente con asesores; es decir, estómagos agradecidos del régimen, recompensas por los servicios prestados, y otras bondades, sinceramente considero que se trata de una cifra espeluznante. Hay que tener en cuenta que la nómina de éstos no es, como debería de ser, similar a las ayudas a desempleados de larga duración. En cristiano, no estamos hablando de cuatrocientos euros al mes.
            El asesor es el técnico que aconseja al político de temas políticos y/o estrictamente determinados. Por ejemplo, es normal que, por ejemplo, el Ministro de Defensa tenga un equipo de asesores en materia de seguridad nacional. ¿Quién forma este equipo? Otrora era la Junta de Jefes de Estado Mayor. Pero no cobraban como asesores, aunque ejercían de asesores del Ministro, dado que tenían su suelo como mandos militares de las respectivas armas. Eso es diferente a un asesor que tenga, por ejemplo, la Vicepresidenta del Gobierno, en materia de política interior. Este buen señor sí cobrará como tal. Es la diferencia. O el Jefe de Prensa del Ministerio, o el asesor de la Ministra de Sanidad en materia de política farmacéutica… No da lugar a más ejemplos. Es decir, una cosa son los Altos Cargos de la Administración que llevan ímplicito al propio cargo asesorar al Presidente en una materia determinada, y otra los vivales oportunistas, los estómagos agradecidos y demás jauría que frecuentan la fontanería habitual de la primera línea de la política nacional.
Una vez matizado este detalle, significativo y prioritario, es oportuno pasar al segundo. Al tema de los 68 que no tenían la titulación del Graduado Escolar. De verdad, esa aseveración destila hipocresía por todos los poros de la epidermis de la noticia. Hoy, ahora, en pleno siglo XXI, no termino de ver la noticia. Y no comprendo por una razón elemental. La experiencia me dice que en esa caterva de estómagos agradecidos y recompensado por los servicios prestados no suele haber nadie sin estudios, sin oficio ni beneficio. Por lo general suelen ser gente de clase media, de un nivel social medio alto, que en la mayoría de las ocasiones tienen, al menos, la titulación de Educación Secundaria Obligatoria.
            Por todo ello, sería recomendable que este tipo de noticias se aclarasen debajo del grifo de la objetividad. Fuera, está cayendo una buena. Este tipo de noticias sólo alimentan la llama de la gasolina cuando se vierte en el fuego de la crisis económica.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails