jueves, 10 de enero de 2013

Libertad condicional



Leo con cierto estupor que la dirección regional del Partido Popular había concedido libertad de voto a sus concejales de Gijón en la aprobación de los presupuestos municipales, pero con condiciones.  Primera estupidez. Si se concede libertad, no hay condiciones. Vomitiva la actitud de ciertos partidos políticos. Son incapaces de resolver sus enquistados duelos internos, y utilizan la técnica del ventilador convencidos de que esta roña cuánto más se revuelve, más salpica.
Como dijo Jesuscristo, quién esté libre de pecado, que lance la primera piedra. Pocos partidos políticos se salvarán de dimes y diretes, de bagatelas, ínsulas y demás bodrios. Cierto es también que lo del PP asturiano no tiene nombre. Y asi les va. Ni están ni se les espera. Un partido político que carece de un líder nato camina a la deriva, con un rumbo errado y la senda mal trazada.
No podían dejar en la estacada al ayuntamiento forista porque, como decía ayer en este mismo espacio, los ciudadanos no somos moneda de canje de nadie. Menos todavía de aquellos que son incapaces de resolver sus cuitas privadas. Es época de sumar, no de dividir. Me reitero, y resulta prioritario arrimar el hombre y caminar en una misma dirección. Eso sí, a ser posible dejando a un lado los tronos y potestades.
Vuelvo a la carga. Si das libertad de voto, no puedes poner barreras al campo porque son actitudes antagónicas. Si das libertad de voto, lo das con todas las consecuencias. Las medias tintas están desfasadas; más, en la política.
Por eso, sería saludable que aquellos que aún viven en medio de lodazales y barro hasta la médula, fueran haciendo limpieza y ordenando el cortijo. A veces soplan vientos huracanados que pueden salpicarte de fango, y mancharte hasta las orejas. Ese día será tarde para recoger los sedimentos. Habrá que buscar soluciones urgentes, aunque lleguen inconcebiblemente tarde, mal y nunca. Quizás sería bueno empezar a limpiar la morralla por quienes ayer pusieron el ventilador a funcionar y hoy son ególatras, enemigas y vanidosas. Entre mujeres anda el juego. No lo olviden, y una pelea entre damas tiene siempre condimentos sádicos y crueles hasta el extremo. ¿Cómo acabará? Escasamente acaba de empezar. A ver.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails