sábado, 5 de enero de 2013

Me quedo con La Matute



           Hoy estoy de muy mala leche. Un banco me la intentó jugar, y le salió rana, afortunadamente. Muchos preguntarán de qué banco se trata. Daré pistas: es un banco holandés, cuyo color corporativo es naranja…
            Ahora, que son casi las 2 de la mañana, me empiezo a olvidar de esa caterva de hijos de puta. La mala leche empezó a diluirse con el programa especial que TVE emitió esta noche sobre la figura del Rey. Lo cierto es que la entrevista, que en el fondo no hubo tal, que hizo el glorioso Jesús Hermida, resultó un tanto descafeinada. No sólo no se entró en temas escabrosos para la imagen de la monarquía, sino que, además, se pasó de puntillas ante muchas cuestiones de las cuales a los españoles les hubiera encantado conocer la opinión de su Rey. Y es que cuando una charla amistosa se disfraza en una entrevista suceden estas cosas.
            Al terminar el programa de Televisión Española sobre el Rey, tras escuchar a diferentes contempóraneos del monarca, cambio de cadena, y voy a la 2. No puedo faltar a la cita. A Ana María Matute no se le puede decir que no. Nos ha dejado frases épicas; frases para que tomen nota más de un escritorzuelo de pacotilla, efebo roñoso, con aromas edulcorados, y pringe hasta en los tuétanos.
            “Todo el mundo está rodeado de seres mágicos”, “La ignorancia de este país es tremenda”, “¿Por qué tienes que poner nombrecitos que te distingan? No”, “Yo no creo en las casualidades. Hay algo mágico”, “En la gran literatura se entra con lágrimas y con dolor”.
            Hoy el día termina con sabor agridulce. Amargo al comprobar que todas las entidades financieras son iguales; es triste que para ejercitar tus derechos tengas que adoptar medidas de presión para que, al final, se demuestre que es cierto eso de que quién no llora, no mama. Pero también hoy, con la oscuridad de la noche, el día termina apaciblemente: ver a “La Matute” es relajante, formativo e ilustrativo. Un ejemplo como mujer y cómo autora. Afortunadamente, todavía con la mente muy lúcida y bien amueblada. No como otras que van presumiendo de profesionales de la banca. Son palanganeras de puticlub rancio.
            Me quedo con la Matute. Sin dudarlo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails