miércoles, 16 de enero de 2013

Puñaladas en mi tierra



            La señora Cospedal, que a estas alturas de mes anda apurada haciendo recortes en su parca economía personal, vuelve a cargar las tintas de mis paisanos. Y la vuelve a liar.
En esta ocasión toca una de las vacas sagradas del Estado del Bienestar. Me estoy refiriendo a las urgencias rurales. Desde el SESCAM aluden a no sé qué simpleza subliminal y pegan el cerrojazo a este servicio en 21 municipios de la región. De nada les ha servido que un alcalde y varios concejales del Partido Popular dimitieran por tan aguerrida tropelía obscena. Don erre que erre. ¿Se acuerdan de la película del inmortal actor aragonés?
Esta medida no se puede argumentar ni justificar bajo ningún criterio porque esas argumentaciones tienen pies de arena y cimentación de serrín. ¿Cómo justificas a una comarca que les quitas su servicio de urgencias nocturno? Quizás sea éste el único servicio médico en un entorno de 50 ó 60 kilómetros a la redonda. Es una temeridad injustificada.Previsiblemente también el único transporte sanitario.
Los famosos PAC (Puntos de Atención Continuada) son puntos continuos de asistencia sanitaria que, en el fondo, son una manera fácil, cómoda y operativa de descongestionar los Servicios de Urgencias de los hospitales de referencia. Los facultativos de los PAC resuelven infinidad de casos, evitando su desvio a los mencionados centros sanitarios.Pero este ahorro para los populares castellano manchegos no les sirve. Claro, no les sirve porque no tienen ni idea de gestión pública, al menos honradamente.
El mundo rural es un mundo devaluado y limitado. No entiendo cómo nos empecinamos, de forma burda y zafia, en hacerlo todavía más cerrado. Eso sí, mientras tanto, aparecen nuevos tufillos alrededor del caso Gürtel. 
El inmaculado Bárcenas tuvo 22 millones en una cuenta en Suiza que vació tras implicarle en este caso. Pero no pasa nada. Todo el mundo es bueno. Y nos importa lo que yo te diga que la actual Presidenta de Castilla La Mancha se cargue parte de sus servicios sanitarios. En la calla Génova, callan y apartan la vista. Hipocresia pura y dura como todo lo que se viene decretando desde el año 2011 en esta llagada España de Rajoy. Y luego tendrán las desfachatez de pedir el voto.Y lo pediría. Seguro. Y los pobres jubilados, abrazos al miedo por conservar la pensión, volverán a confiar en esta tropelía de ignorantes y desalmados. Es cuestión de tiempo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails