lunes, 22 de julio de 2013

La autovia



Me cuenta un amigo mío que recientemente ha viajado desde Asturias a Jaca, en pleno corazón del Pirineo Aragonés. Cuál ha sido su sorpresa, tras atizarse más de quinientos kilómetros, al comprobar que le resultó más barato el peaje de la autopista hasta la denominada “perla del Pirineo”, que el coste que supone la famosísima autopista del Huerna. Si hasta Jaca abonó casi 9 €, para ir a León, AUCALSA, la empresa concesionaria de la AP 67 con las bendiciones apostólicas de los Gobiernos del Principado de Asturias y de la Junta de Castilla y León, o sea del PP y del PSOE, le atiza un sablazo de más de 12 €.

Sería oportuno que alguno señorito con competencias en la materia diera una explicación lúcida, razonable, honesta y, sobre todo, argumentada para que convenciera a los ciudadanos asturianos y castellanoleonés que están obligados a pagar una cantidad muy desproporcionada si lo comparamos con los kilómetros recorridos. No es justo, pero tampoco es competitivo. Es, sencillamente, un atraco.

Me canso ya de escuchar que Asturias tiene que salir de la parálisis en la que está sumergida, que cada vez la cara industrial de esta región está más gris, en detrimento del verde de sus paisajes. Pero tenemos lo que nos merecemos. Una comunidad no puede salir adelante si su red de comunicación no es fluida, ágil, y, sobre todo económica. Asturias tiene que ser competitiva, pero para ello, nuestros empresarios y emprendedores tienen que tener el camino bien allanado y sin obstáculos absurdos. Una región, como Asturias, se encuentra literalmente crucificada en la autovía A8. Sus brazos extendidos hacía Galicia y hacía Cantabría llevan en obras ya no sé cuánto tiempo y si mira al sur se encuentra con un obstáculo económico de gran calado. Ello sumado al reino de taifas que se ha convertido el Aeropuerto de Asturias, transforman al antiguo territorio del Rey Pelayo, en una república bananera de tres al cuarto.

Lo he dicho en varias ocasiones, y esta vez me reitero. Las comparaciones siempre son odiosas, pero si miramos a Catalunya o a Navarra, ¿alguien cree que los ciudadanos de esas regiones iban a consentir esta debacle? Respóndanse ustedes mismos.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails