lunes, 2 de junio de 2014

Abdicación Real



Regreso. No podía evitarlo. Es un momento histórico, en el que cada español se va a retratar y se va posicionar. Como dijo Jesucristo, por vuestros actos os conocerán. Y es cierto. Todo hijo de vecino se tiene que ubicar sin escaqueos absurdos ni declaraciones fatuas.
El Rey abdica en un gesto de generosidad hacia todos los españoles.
Tenemos que ponernos las pilas para evitar caer en tonterías absurdas que sólo nos llevarían hasta barrancos quebrados y anticuados. Quien hizo el consenso de todos los españoles, junto a Adolfo Suárez, hoy da un paso atrás para dar nuevos aire a la tan vapuleada Corona. Por derivación, a toda la nación.  Como acaba de decir Fernando Onega, se trata del mejor Rey que jamás ha tenido España en toda su historia. Y esto debemos de tenerlo en cuenta para bien y para mal. Por eso, hoy hay que estar más unidos que nunca evitando payasadas secesionistas y otras lindezas similares.
Hace unos minutos un ciudadano español en un periódico digital afirmaba que personalmente prefería pagar con todos sus impuestos a una sola familia, que cada cuatro años tener una familia nueva a la que mantener. Suscribo, me reitero y confirmo.
Estamos ante un cambio generacional. El futuro Rey Felipe VI, estoy seguro, dará savia nueva a la vida institucional, política, y social de España. Tras casi cuatro décadas de reinado en las que han prevalecido las luces a las sombras, lo cierto es que a él le debemos una Transición pacífica y sin derramamiento de sangre. Pese a quien pese.
Pero también hay otra lectura, como se acaba de señalar las redes sociales. En breve se conocerá la sentencia del caso Nóos. No es lo mismo ser el yerno del Rey que el cuñado. Aunque Jaime Peñafiel siga creyéndose el Rey del Mambo, diciendo tonterias.
Esperando el mensaje institucional del propio Rey… Pero insisto, en este día histórico, toca estar unidos. Le debemos la construcción de la democracia: con luces y sombras, pero fue el arquitecto. Nos guste o n. Por tanto, nuestra obligación es la unidad. Es el único camino que los españoles debemos tomar. Lo demás sólo tiene un nombre: ganas de notoriedad sin sentido. Y lo que es peor, sin futuro.
Como está diciendo Fernando Ónega en Televisión Española, es el momento del actual Príncipe de Asturias y no es el momento de dejarlo solo.
Los españoles tenemos que pasar del sentimiento juancarlista al sentimiento monarquico. Pero todos, y especialmente las generaciones más jovenes. Fundamental e imprescxindible.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails