viernes, 24 de junio de 2016

Nuestra sanidad

Por razones que no vienen al caso, estos días estoy ratificando desde la primera línea cómo funciona la sanidad pública española.

Debemos sentirnos orgullosos de su funcionamiento, recursos y demás herramientas que pone el Estado en favor de los ciudadanos. Es evidente que, como todo en esta vida, siempre habrá cosas que mejorar, cambiar, o modificar. Si ocurre con las personas, las personas también con el sistema de salud, pero ello no es obstáculo para que comprobemos en nuestras propias carnes que, cuando se utiliza la sanidad pública, estamos haciendo uso de unos recursos que son envidiables, con unos profesionales probados y demostrados, que merecen nuestro reconocimiento, aplauso y consideración.

Hay muchos países de nuestro entorno que quisieran para ellos nuestro sistema de salud: un sistema que no escatima esfuerzos en favor de los ciudadanos y que es la envidia de muchos, santo y seña de nuestro Estado.

Como en todo, no cabe duda que habrá cosas por mejorar y separar los garbanzos negros, pero ello no enturbia la calidad de los servicios sanitarios, y el trabajo de unos profesionales que a diario retan a la vida y al tiempo de forma impecable. En una época en que prima el fútbol y las tardes de pan y pandereta, nuestro sistema de salud y profesionales si merecen nuestro reconocimiento y aplauso. #Por ellos.  

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails